GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

domingo, 6 de septiembre de 2009

LA VALENTÍA DE JUAN ESLAVA

Sigo sin haber leído «El catolicismo explicado a las ovejas». Pobre de mí. Continúo sumido en la oscuridad de mi ignorancia, sin dejarme guiar por la luz que generosamente Juan Eslava me brinda para conducirme hacia el saber. Pero no será por mucho tiempo. Hoy es el primer día del resto de mi vida, el que viviré al calor de la sabiduría del hombre que lo sabe todo sobre Dios, la fe y la religión; el Alfa y el Omega de la existencia humana.
__________________________________



Según Juan Eslava el cristianismo es una gran mentira
(imagen de la Madre Teresa de Calcuta tomada de Vidas Famosas)


En las dos últimas entradas del blog hice públicos los correo que cruzamos con Juan Eslava Galán a propósito del texto con el que promociona en su web su libro más reciente, «El catolicismo explicado a las ovejas». Ahora me propongo hacer una crítica, no tanto del libro, que no he leído todavía, como del cinismo con el que es capaz de expresarse —o permitir que otros lo hagan en su nombre— con el único fin, supongo, de vender más ejemplares.

El primer párrafo del comentario promocional del libro dice así: «¿Quién es Dios? ¿Quién fue Jesús de Nazaret? ¿Qué significa ser católico? ¿Sabemos todo lo que hay que saber sobre cómo nació el cristianismo? Juan Eslava Galán sí lo sabe [...]». Y se queda tan ancho. Parece un texto extraído de la sátira de Les Luthiers en la que los geniales humoristas argentinos parodian a un predicador latinoamericano al que bautizan como Warren Sánchez. Pero no. Está escrito con toda solemnidad en la web de Eslava, que se revela, así, muy alejado de otros ilustres autores, científicos e intelectuales, que prefieren seguir los senderos del «sólo sé que no sé nada» socrático. Eslava sí lo sabe, y, como continúa el párrafo citado, «nos lo cuenta [...]».

L
a fanfarronada es monumental.


P
ero no mayor que la que sigue: «Un libro valiente que responde a muchas cuestiones que atormentan hoy el alma del creyente».


¿U
n libro valiente? Juan Eslava se ha equivocado de década y, por lo tanto, de siglo. Valiente sería si lo hubiera publicado hace cincuenta o sesenta años y no en 2009. No acabo de ver el riesgo que asume el escritor jienense con esta obra. Son tiempos de supresión de crucifijos, de feroz arrinconamiento de los creyentes y éxito de programas de televisión que se mofan de la Iglesia, los católicos y los religiosos. Eslava bracea más a favor de corriente que Pedro Barrié de la Maza —financiero gallego y presidente de comisión—, del que tanto se burla en «Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie», quien regaló al recién nombrado Generalísimo el famoso Pazo de Meirás, y que, después, ya durante el Régimen, fue generosamente recompensado por el Caudillo.


Pero, según Eslava y sus socios, estamos ante un libro valiente.




Fotografía tomada de Periodista Digital. Juan Eslava en
una de las entrevistas en las que se despacha a gusto sobre
la Iglesia Católica afirmando que «todo es un montaje»,
mientras promociona el libro en el que supuestamente lo demuestra


Más abajo, después de recitar todas las materias sobre las que nos va a ilustrar —cristología, historia de las religiones, exégesis bíblica...— llegamos al «trailer» que intenta captar al potencial lector mediante preguntas provocativas a las que, supuestamente, responderá en las páginas del libro. Algunos ejemplos: «¿Es Dios psicópata?, ¿Por qué el Ángel de la Guarda anota en su Libro Mayor los orgasmos de cada católico?, ¿Por qué el Espíritu Santo es una paloma en lugar de un ornitorrinco?, ¿Era puta la Magdalena...?». Nada nuevo bajo el sol. Si acaso, el envoltorio de las preguntas, cuya intención es sorprender y provocar lo máximo posible, ya que los contenidos son poco originales. De hecho, el libro tiene todo el aspecto de pertenecer a la categoría de «trapera» literaria (1). En las entrevistas que le hacen durante la promoción del libro, Eslava repite sin parar argumentos sobradamente conocidos de otros autores, con el entusiasmo de quien acaba de hallar la piedra filosofal, y que ya han sido refutados o seriamente debilitados —en algún caso ni siquiera tenidos en cuenta, por absurdos— por exégetas tanto ateos como creyentes. Conviene aclarar que Juan Eslava no es un experto y, al menos en esto, no pretende pasar por serlo, aunque después presuma, nada menos, de haber logrado «desmontar» el cristianismo y hasta la existencia de Dios (2). Definitivamente, el autor de «En busca del unicornio» no es un hombre modesto.

La parte final tampoco tiene desperdicio: «Un libro claro y sincero que persuadirá al lector para que no marque la crucecita de la Iglesia en la Declaración de la Renta».

Enésima fanfarronada.


Sin embargo, es posible que Juan Eslava no sea tanto un fanfarrón como un hombre de negocios. Esta última afirmación no es diferente a los anuncios de crecepelos en las revistas del corazón o las cremas milagrosas para perder veinte kilos en dos semanas. El cínico anunciante sabe que la pócima no sirve para nada pero la técnica de venta, siendo éticamente discutible, tiene una indudable eficacia comercial para captar a muchos incautos/as. Vende. Como vende poner de vuelta y media a la Iglesia y prometer que quien lea el libro, sin excepción, no volverá a apoyarla en su Declaración de la Renta. En realidad, los comerciales de Planeta saben, igual que Juan Eslava, que quienes se tragarán el anzuelo serán los ya convencidos de que la Iglesia es corrupta, perversa y mentirosa, y buscan reforzar su posición gracias a un ensayo que se presenta como histórico y científico. Ellos, y no los otros, serán el rebaño de ovejas que harán más rico al pastor sin escrúpulos.




(1) «Trapera», en Canarias, es un producto del telar (colchas, alfombras...) tejida con restos de otros trapos viejos de distintos colores. Las mujeres las confeccionaban en tiempos de escasez.

(2) En una entrevista publicada en Revista Fusión, Eslava utiliza el vulgar recurso del menosprecio, si no el insulto, al dividir a todos los católicos, sin excepción, entre los estúpidos, que se aferran a su religión por miedo a la muerte, y los mentirosos saqueadores, sabedores del engaño y cómplices de la Iglesia. Los que se hacen preguntas, afirma, «abandonan el redil». Éste es el intelectual Eslava.




5 comentarios:

Noelia dijo...

Hola Armando, no te extrañes de que estos libros proliferen como champiñones (o mejor, setas venenosas). La persecución a la que somos sometidos por nuestra fe, va unida a la Cruz de Cristo. Como tú bien dices,esto es lo que ahora vende. Nosotros respondemos orando por los que nos persiguen, por los que nos odian, en primer lugar porque no saben lo que hacen (y si lo supieran y aún así siguieran en su actitud, es que no pertenecen a Cristo), también debemos orar por los que se van a perder por libros así.
Recibe un cordial saludo y fuerte abrazo en Cristo Jesús. Noelia.

Noelia dijo...

Y te sigo comentando... en el Evangelio de hoy (11/09/09), Jesús pregunta ¿Puede un ciego guiar a otro ciego? Es claro que es un llamamiento de atención a la ignorancia del que cree que sabe porque tiene criterio, pero para que ese criterio sea cierto tiene que saber. Juan Eslava hace el ridículo con su libro porque la viga que tiene en su ojo le hace ciego para intentar darnos lecciones de fe, porque no la tiene.
Recibe un cordial saludo y un fuerte abrazo en Cristo Jesús.
Noelia.

Expedito dijo...

PILATOS LE PREGUNTÓ
AL PUEBLO QUE AQUIÉN SOLTABA
Y COMO EL PUEBLO GRITABA
¡BARRABÁS!, EL LO SOLTÓ.
CRISTO EL VIERNES EXPIRÓ
DEJANDO AL MUNDO SIN LUZ.
MURIÓ CLAVADO EN LA CRUZ
PORQUE EL MUNDO QUIZO MÁS
ODIAR COMO BARRABÁS
QUE AMAR IGUAL QUE JESÚS.

yhwh dijo...

http://antonioyhwh.blogspot.com/

Anónimo dijo...

aquí SOLO HACEIS EL RIDICULO LOS CATOLICOS CONVENCIDOS, QUE SEGUIS A VUESTROS LIDERES SIN PARAROS A PENSAR SI VUESTRAS CREENCIAS SON CORRECTAS.

LOS NEANDERTALES TENIAN ALMA?. EL SER HUMANO LLEVA 140.000 AÑOS EN ESTE PLANETA Y SOLO DESDE HACE 4.500 AÑOS CREE EN DIOS, O MAS BIEN , INVENTO A DIOS.