GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

jueves, 15 de abril de 2010

PERIODISMO ARMADO

Acaba de ver la luz República.es, un nuevo diario digital que se anuncia como un medio no partidista, pero sí con una fuerte carga ideológica, con objetivos muy concretos a los que ajustará su línea editorial. En concreto, persigue la elección directa del presidente del Gobierno, las listas abiertas, y que los órganos de gestión del poder judicial y del Tribunal Constitucional sean elegidos por los cuerpos judiciales y las asociaciones judiciales. Junto al nombre de su cabecera añade el texto «Diario de opinión e influencia».


________________________________________



La llegada de una nueva cabecera al universo mediático es siempre motivo de alegría, de modo singular para los periodistas. Es una buena noticia el nacimiento de un nuevo medio de comunicación, cuando la tendencia es la contraria. Y la llegada de República.es a la red debe ser motivo de regocijo para todos los que creemos en la libertad de expresión y en la saludable policromía mediática. Sin embargo, mi alegría no es completa. Los que están proliferando, sobre todo en Internet, son medios que, con vocación generalista, establecen de antemano su ideario político y cuya balanza está desequilibrada bajo el peso de la opinión frente al de la información. Esto crea un problema deontológico de origen; cuando tengan que escoger entre objetividad o fidelidad a la ideología fundacional, en ocasiones confundida con línea editorial, ¿a cuál obedecerán?

Cuando un medio de comunicación se declara republicano, marxista, falangista o nacionalista, en el fondo nos está advirtiendo que sus periodistas también lo son. Y si alguno no lo es, da igual, escribirá como si lo fuera. Que sus informaciones están al servicio de «la causa». Que supedita el rigor informativo al fin político o ideológico. Bien es cierto que, al menos, estos medios nos avisan, lo cual ya es mucho más de lo que hacen otros que presumen de objetividad, cuando les corroe el mismo mal. Pero eso no hace que me sienta más reconfortado, sigue siendo un billete hacia el cementerio de periodistas, profesión que ha caído en una alarmante espiral de descrédito social.

Ante semejante panorama, publicaciones como Pro-Publica son un auténtico oasis en medio del desierto. Esta organización sin ánimo de lucro acaba de ganar el premio Pulitzer por un reportaje sobre un hospital de enfermos terminales en Nueva Orleans durante el huracán Catrina. Aconsejo vivamente la lectura del artículo de Bassets en El País, y muy especialmente el último párrafo, en el que esboza el tipo de periodismo que añora, y que, por lo general, es contrario a lo que exigen a sus periodistas los medios para los que trabajamos. 


4 comentarios:

Daniel Mercado dijo...

Armando, me alegra leerte de nuevo. Tu artículo me ha permitido conocer Pro Publica lo cual agradezco mucho.

icue dijo...

Te agradezco la información que nos facilitas.
Un abrazo

Ducke Ballmin dijo...

Yo opino lo mismo que Daniel, me gustaría también si querés que armemos un grupo de whatsapp, se puede bajar whatsapp y podemos estar actualizado. Así se puede tener interacción.

Lukas dijo...

Hermoso mensaje devocional. Este blog es una bendición. Lo compartiré en nuestras redes sociales. Les dejo el enlace de mi blog de reflexiones cristianas por si alguien quiere visitarnos. Dios los bendiga.

http://mca-gospel.blogspot.com/