GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

miércoles, 28 de febrero de 2007

TVE a los niños: "Es bueno tener varios papás y mamás"

...Y se quedaron tan anchos. Sucedió el pasado martes 27 de febrero en el programa infantil 'El Clan de los Titirimúsicos' que emite TVE en Canarias de seis a siete de la tarde. El espacio consta de pequeñas representaciones teatrales de carácter educativo entre las que se van intercalando series de dibujos animados. Fue precisamente en una de ellas en las que una voz en 'off' comenzó a enumerar una larga serie de 'mensajes positivos' para los niños del tipo: "...es bueno jugar, es bueno tener amigos, es bueno poder enfadarse (¿?), es bueno ser adoptado..." En medio de la retahíla el narrador soltó la perla: "...es bueno tener varios papás y varias mamás". Y a otra cosa.

En ese momento sólo mi pequeño de dos años miraba la televisión, por lo que no necesité darle explicaciones, pero automáticamente pensé en mi hijo de cinco. Analicemos la frase. No dice, tener dos papás o dos mamás, sino "varios". Entonces, ¿se refiere a parejas homosexuales con hijos, con dos papás o mamás?, ¿a la poligamia, con varios papás o mamás?, ¿a ser adoptado, con padres adoptivos y biológicos?, ¿o a los padrastros o madrastras tras separación o fallecimiento? La afirmación resulta tan imprecisa que se puede pensar cualquier cosa, algo desde luego poco adecuado pedagógicamente para los niños de las edades a los que va destinado.

Tengo la impresión de que la frase tiene que ver con la primera lectura, porque las demás interpretaciones son aún más absurdas. La poligamia está prohibida en España y en todo el mundo occidental, la adopción no implica la tenencia de "varios" padres -sólo en un escaso porcentaje se llegan a conocer los padres biológicos y la legislación no los reconoce como 'padres'- , y los padrastros y madrastras, eso es lo que son, tutores, pero no padres y madres. Con lo cual sólo nos queda, con un mínimo de criterio, la opción de las parejas -que no tríos- homosexuales.

No me voy a extender aquí en el debate nacional sobre el matrimonio y las adopciones de parejas del mismo sexo, cuya ley ha quedado aprobada en el Congreso y de la que esta semana el Parlamento ha rechazado una Iniciativa Legislativa Popular para modificarla. Pero por mucho que se normalice la homosexualidad en nuestra sociedad, por lo que hago votos, no necesariamente implica que sea el mejor entorno familiar para el crecimiento equilibrado de un menor. Ya sé que esta frase escandaliza a los del todo vale, los que han hecho del valor de la tolerancia una dictadura del relativismo, que exige aceptar e incluso aplaudir todas las fórmulas vitales y familiares, "siempre que no hagan daño a nadie"-suelen apostillar-. En este punto es cuando a menudo sale a relucir la demagogia: "¿Qué es mejor, que el niño se críe con una pareja heterosexual que le maltrata o en una homosexual que se desvive por él?" Respuesta: con la homosexual, lógicamente. Y también estaría mejor en un orfanato que con padres maltratadores. Pero eso no significa que esté 'bien' en la casa de acogida, sólo que está 'mejor' que en su anterior situación. Quien haya adoptado un niño o esté en proceso, sabe el celo que la Administración pone en darle al menor un entorno adecuado. Test, entrevistas e informes psicológicos, visita de trabajadores sociales al hogar candidato a la adopción, minuciosos informes económicos... Y de buenas a primeras, los peritos se van a encontrar haciendo encaje de bolillos para otorgar la idoneidad a parejas del mismo sexo, cuando por elementos de menor repercusión psicológica han tenido que rechazar peticiones a parejas heterosexuales.


Fotograma de la cabecera de 'El Clan de los Titirimúsicos' (TVE)


Volviendo al origen de este artículo, TVE se ha puesto manos a la obra para educar a nuestros hijos según los Nuevos Valores por la Tolerancia y se permite soltar sentencias intolerantes con otros puntos de vista. Y es la segunda ocasión en la que soy testigo de algo así en la programación infantil de esta cadena, y eso, teniendo en cuenta las escasísimas ocasiones en las que tengo oportunidad de prestar atención a sus contenidos, me hace pensar en que el bombardeo de la nueva moral debe ser más frecuente de lo que nos imaginamos. La primera vez fue hace unos meses viendo 'Los Lunnis' cuando uno de sus simpáticos personajes explicaba los distintos tipos de familia, entre las que incluían las homosexuales. ¿Alguien tiene dudas sobre la dirección de los contenidos de la nueva asignatura que diseña el PSOE bajo el título 'Educación para la ciudadanía'? No nos extrañemos si en el próximo capítulo de 'Los Titirimúsicos', una agradable voz en medio de imágenes llenas de hermoso colorido afirma: "ES BUENO NO SER CATÓLICO". Por supuesto, nunca lo contrario.

14 comentarios:

Leo Borj dijo...

Yo por eso, los míos casi todo lo que ven es grabado.

Anónimo dijo...

El masón Pepe Rodríguez es el responsable del acoso contra la Iglesia católica y los católicos de la Masonería Internacional del Gran Oriente de Francia con Zapatero y sus ocho ministros masones ANTICRISTOS CATÓLICOS. Rodríguez del grado 33º de la secta preparó el terreno por consignas masónicas de su logia hace demasiados años.
Esta es la web de denuncia que encontré en Internet:
www.peperodriguezmason.blogspot.com

Cristian dijo...

Armando:
Acabo de encontrar tu blog, y lo se ve muy bueno, felicidades y bendiciones.

gorililla dijo...

Es que la tele es muy que muy peligrosa. Mis hijos no la ven nunca, solo alguna pelicula que previamente pasa por mi censura y la de mi marido.
Pero lo mas indignante de todo esto es que con el dinero que pagamos todos se financien estos programas encaminados al adoctrinamiento de nuestros hijos. Saludos

miguel dijo...

Armando,

Partiendo de la base de que intentar buscar alguna base pedagógica en semejante programa es perder el tiempo, me alucina que en un programa que está dirigido a niños... no se, ¿de 0 a 6 años? se metan mensajes de ese tipo. No porque esté en contra de la adopción por parte de parejas homosexuales (que no lo estoy) sino porque me parece una macarrada pseudoprogresista lanzar un mensaje de ese tipo a un niño de esa edad.

Pero Armando, decir que desde TVE se están lanzando mensajes de la "nueva moral" (no llego a entender ese término) no es del todo correcto. Tu sabes, como trabajador de una cadena de televisión, que muchas veces los contenidos de un programa ni se revisan antes de salir al aire, y más si ese programa es de una productora externa, como es este caso. Los titirimúsicos estos son unos "perroflautas", no me extraña para nada ese mensaje, o el que tu imaginas sobre no ser católico. O peor, que mientras salgan florecillas y colores empiecen a hablar de lo bueno que es el socialismo cubano y Fidel X-D

En definitiva, amigo Armando, que parece mentira hombre que no le pongas a tu hijo pequeño un Disney Channel, o un DVD, que la televisión solo pone porquerías. Sin ir más lejos, la autonómica pone en horario infantil Sin-Chan, una serie japonesa hecha PARA ADULTOS, pero que, gracias a vete-tu-a-saber-quién, como vio que eran "dibujitos" la programó en horario infantil. Me aterra pensar que un niño de 3 o 4 años vea esa serie e intente imitar los comportamientos que ahí se ven.

(por cierto, disculpa por el tocho de mensaje)

Armando Vallejo Waigand dijo...

No tienes que disculparte. Disfruto leyendo reflexiones bien argumentadas, por extensas que sean.

Comparto plenamente tu crítica respecto de la programación infantil de las televisiones, incluido 'Shin Chan' cuando se emitía en horario infantil en Televisión Canaria, algo que acertadamente suprimió nuestro anterior director, Santiago González. De hecho, cuando inicié este blog ya no estaba en emisión.

No obstante, el enfoque del artículo es otro. No es tanto una crítica a la Televisión -algo de lo que tengo mucho que decir- sino al uso de un determinado medio, principalmente cuando éste es público, como herramienta propagandística de determinados criterios morales. Es posible que tengas razón y que nadie en TVE revisó el contenido de cada capítulo de 'Los Titirimúsicos'. O tal vez sí. No lo sabemos. En realidad, los medios sí están obligados a hacerlo ya que tienen responsabilidad penal sobre los contenidos de todo lo emitido, excepto cuando se trata de opiniones de terceros. Por tanto, si un programa infantil se excede de los límites que establece la ley para su franja horaria y hubiera denuncia, la cadena tendría que hacerse cargo de la sanción correspondiente. Si no los revisaron, mal hecho por negligencia; si lo hicieron, mal hecho por emitirlo.

Por otro lado, la expresión 'nueva moral' escrita en cursiva en el texto, es una ironía no académica equivalente al "macarrada pseudoprogresista" que empleas en tu comentario, pero referido a esos nuevos criterios morales que, en mi opinión, pretenden ser impuestos por el gobierno socialista a través de la educación, las leyes y la cultura...

Celebro que tengas tan claro, Miguel, la conveniencia de las adopciones por parte de parejas homosexuales. Así como me muestro abiertamente favorable a las uniones homosexuales, no me atrevo a pronunciarme respecto a la adopción porque no podemos ir más allá de meras intuiciones respecto a las consecuencias de equilibrio psicológico para los menores. Como indico en el artículo, los filtros que antes de esta ley se aplicaban para conceder la idoneidad a parejas aspirantes a la adopción, me hace ser escéptico.

Finalmente, sólo precisar que, sin pretender ser educadores ejemplares, María (mi esposa) y yo, tenemos normalmente apagada la televisión en casa, y sólo en ciertos momentos y por tiempo determinado permitimos a los niños ver una película de dibujos animados o la programación infantil de la TDT, que es aceptable. La que describí, fue la primera y, por ahora, la única ocasión en la que vi ese programa. Y dicho sea de paso, tanto 'Los Lunnies' como 'Los Titirimúsicos' parecían a priori espacios inocuos cuando comencé a verlos, más allá de su calidad como producción audiovisual.

¡Yo sí que me he extendido! Una vez más, gracias por tus reflexionadas aportaciones.

Un fuerte abrazo.

Miguel dijo...

Armando,

Gracias por tu respuesta, yo también disfruto leyendo tus comentarios, pese a que no compartimos muchos puntos de vista (lo que lo hace más interesante si cabe).

Sobre la nueva moral (AKA macarrada pseudoprogresista): Yo firmaría donde fuera para que en una televisión del estado (no olvidemos este detalle) estuviera prohibido el adoctrinamiento de cualquier tipo. Estoy en contra (muy en contra) del mensaje lanzado por los titirimúsicos, pero tampoco comparto que, por ejemplo, se emitan todos los domingos espacios religiosos en un país aconfesional.

Respeto, y mucho, como ya te he comentado en otras ocasiones, las creencias de cada uno, y más en tu caso porque eres una persona abierta y tolerante. Pero las creencias religiosas, políticas, sexuales, etc... deben quedar en el ámbito de lo personal. Los medios de comunicación estatales se deben limitar a ofrecer información para que cada uno forme su opinión, abrace la religión que quiera, o vote al partido que considere oportuno.

Tampoco estoy de acuerdo, por ejemplo, con que la religión sea una asignatura obligatoria en la escuela... ¡ni siquiera una asignatura!. Si se da historia de la religión dentro de la asignatura de historia, perfecto y más que recomendable. Yo lo pasé mal en el instituto cuando me tenía que ir de clase como un apestado a clase de "ética" porque yo no soy católico. Si una familia quiere que su hijo reciba educación sobre la fé cristiana, para eso están las parroquias. Y te lo dice alguien que ha leído la Biblia y el Corán por puro interés, pero no porque me lo impongan.

Yo tampoco estoy seguro de la repercusión que tendrá en el menor tener dos padres del mismo sexo. No soy psicólogo. Sin embargo, en la sociedad se da un caso curioso: una pareja lesbiana puede tener un hijo (lógico) y criarlo como si ambas fueran sus madres. Sin embargo ese derecho se niega (negaba) en el caso de parejas homosexuales masculinas. Mi sentimiento hacia este tema es complejo. Si bien a mi me parece bien, creo que la sociedad no está preparada para ello. Es un cambio muy radical, pero no creo que en lo que concierne a tener dos padres o dos madres afecte al niño ni se vaya a convertir en un homosexual recalcitrante. En todo caso el problema lo tendría el niño con la sociedad (nosotros). Cuando digo que estoy a favor, me refiero a que con tiempo y evolución de la sociedad será posible y totalmente normal.

Hala! otro tocho :-))))

Armando Vallejo Waigand dijo...

Hola de nuevo, Miguel: creencias aparte, intuyo que compartimos más opiniones de las que discrepamos en asuntos relacionados con la convivencia y la tolerancia.

Respecto a los espacios religiosos en televisiones públicas no estoy ni a favor ni en contra. Yo la verdad es que no los veo, pero me parece que son del todo inofensivos. Nadie que no comparta tales ideas o creencias se verá influido por ellos en ningún sentido, menos aún los niños. Todo lo contrario que la intención del otro tipo de adoctrinamiento del que hablábamos, en el cual incluyo la alternativa de que un gobierno de tendencia cristiana trate de 'colar' sus ideas a través de programación infantil o cultural de un modo subliminal.

Por lo demás, estamos de acuerdo en la asignatura de religión y en las dificultades ético-legales de la adopción por parte de parejas homsexuales, aunque en mi caso sí tengo dudas también acerca del modo en que puede influir la orientación sexual aprendida (ésta también existe), no así la hormonal, que obviamente es inalterable. Claro que, esto también puede suceder en el caso contrario, niños con tendencia homosexual que 'aprendan' la heterosexualidad, pero siempre será menos frecuente.

Un abrazo.

miguel dijo...

Hola Armando,

Efectivamente, veo cada vez más claro que compartimos un espacio común de pensamiento sobre ciertas cosas, con sus inevitables diferencias, que es lo que, creo, aporta riqueza a un debate.

"Despajada la X" en cuanto a algunos temas que planteaba, lo que comentas sobre la orientación sexual aprendida es un debate abierto hace mucho tiempo y sobre el que hay muchas opiniones. Yo voy a aportar mi granito de arena desde la ignorancia. Pienso que un homosexual no se hace, sino que nace. Los comportamientos homosexuales son inherentes al ser humano. Los monos, que son parientes nuestros (por mucho que los del diseño "inteliJente" se opongan), también muestran esos comportamientos. Los factores externos influyen en el afloramiento o no de esas tendencias. Numerosos homosexuales se criaron en ambientes familiares "normales". Hay muchos que vienen de familias de tradición católica. Por lo tanto no comparto el argumento de que el entorno influya de manera determinante.

De todas maneras, el problema, como decía, está en la sociedad. No está preparada para ello por muy "progres" que nos pongamos, pero tampoco podemos culparla (culparnos). No se puede cambiar el color del cielo de un día para otro y pretender que todo el mundo se comporte como si no pasara nada.

Por cierto, y aunque comentabas que el tema no iba sobre los contenidos de la televisión: ¿no crees que los contenidos infantiles en la televisión (en todas las cadenas) son malos? ¿Cómo se puede permitir que en supuesto horario de protección infantil pongan cancaburradas como el tomate y cosas de similar ralea? Porque tu eres una persona responsable con la educación de tus hijos, pero eso no es una generalidad. La gente deja a los niños delante de la tele a tragar de todo. Los niños pierden la inocencia cada vez más pronto. Yo recuerdo lo que veía de pequeño, (no hace tanto, tengo 27 años) y no se parece en nada a lo que se puede ver ahora. Los programas de la tarde, cuando yo era pequeño, serían considerados casi pornografía. Y en nuestras manos está el cambiarlo, tanto como espectadores, como tu, en la medida en que te sea posible, como profesional del medio.

Armando Vallejo Waigand dijo...

Volvemos a coincidir. Yo tampoco creo que el homosexual se hace, sino que ya nace con esta inclinación sexual. Pero eso no quiere decir que mediante determinados estímulos sociales no pueda
'confundir' sus propios sentimientos o deseos. Como indiqué en el comentario anterior, esto también puede ocurrir en el caso contrario, si un adolescente homosexual es educado por sus padres heterosexuales con un rechazo hacia la homosexualidad. La diferencia está en las probabilidades. Obviamente hay un mínimo porcentaje de homosexuales en relación con los heterosexuales. Dicho de otro modo, genéticamente (si es que en el ADN está reflejada la tendencia sexual) es mucho menos frecuente la homosexualidad en la naturaleza. Lo normal es lo opuesto. Y entiéndase 'normal' como, por ejemplo, el cociente intelectual. Lo normal es estar entre 90 y 109; alguien muy por encima de estas cifras no está enfermo ni mucho menos, todo lo contrario, pero desde luego se sale de la norma. Por eso, los psicólogos infantiles trabajan con los niños superdotados para que aprendan a sentirse normales en su diferencia, porque no es fácil para ellos. Acaban asumiendo que son distintos, pero que eso no es malo.

Sin embargo, con la homosexualidad está sucediendo otra cosa. En lugar de fomentarse esta misma metodología, estamos asistiendo a una especie de intento de 'invasión' homosexual en todos los ámbitos, proporcionalmente muy por encima de las cifras reales de su presencia en la sociedad. Lo podemos observar en las series (porcentajes desproporcionados de personajes homosexuales), los programas de televisión, el exhibicionismo 'gay'...

No se si coincides conmigo, Miguel, pero ser 'gay' parece que está de moda. Y yo no creo que deba estar de moda ni dejar de estarlo, sino que debería estar, en mi opinión, tan en el ámbito de lo privado como según tu parecer debería estarlo la religión. Ya ves, el tema es apasionante y daría para muchísimo más...

Respecto a la televisión. Estoy de acuerdo contigo, pero no se limita a la programación infantil. El problema es de fondo, sobre lo que pretender ser la tele y lo que en realidad es. Y sí, tenemos responsabilidad todos, los consumidores, los profesionales, los legisladores... Es un tema muy amplio que en breve trataré de exponer en un nuevo post.

Un abrazo.

miguel dijo...

Armando,

Sobre lo la genética tiene que ver con la homosexualidad prefiero no opinar porque sería entrar en un tema muy complejo como es la genética y de la que soy un absoluto ignorante (más allá de lo que aprendí en la escuela y lo que haya podido leer en revistas de ciencia, que no es más que generalidades). Es un tema que la ciencia está comenzando a descubrir y estoy seguro que en los próximos años nos dará más de una sorpresa.

Sobre lo de que ser gay esté "de moda", yo creo que más bien es que en los últimos años los gays son más visibles porque la sociedad ha cambiado y la mayoría ya no ve a un gay como una persona "enferma" (debemos recordar que no hace ni 20 años atrás la homosexualidad estaba catalogada como enfermedad). Quizá el tema de los desfiles del orgullo gay y los que se comportan como "locazas" hacen mucho ruido. El exhibicionismo "gay" (como por ejemplo, personajes que salen en la televisión gritando a los cuatro vientos lo gays que son y lo bueno que está tal tio) es exactamente igual de ridículo que un tio haciendo exhibicionismo heterosexual. Me refiero ¿tu te imaginas un programa en la tele en el que el presentador estuviera todo el rato contando lo macho que es, lo buena que está tal tía y como se la tiraría?, pues exactamente igual de ridículo y prescindible.

La sexualidad, sea cual sea, es un tema personal. Que los gays logren la igualdad pasa precisamente por eso, por tomarlo como algo normal que no hay que estar pregonando. Yo no voy diciendo por ahí lo orgulloso que me siento de ser heterosexual. Ni hay un desfile del orgullo heterosexual, sería ridículo y casposo.

Sobre el tema de la tele, por supuesto que coincido contigo en que el problema no sólo está en la programación infantil, pero Armando, un adulto sabe discernir lo que es basura de lo que no, un niño es un ser absolutamente maleable y vulnerable.

Fíjate que yo soy de los que no aportará cifra al crecimiento demográfico porque no pienso tener hijos (por el bien de ellos más bien :-)) y los niños pequeños son de las cosas que menos soporto (soy así de ogro) pero me cabrea muchísimo que se intente manipular a un niño, de cualquier manera y a través de cualquier medio, por lo que te decía arriba de lo vulnerables que son.

Anónimo dijo...

Soy Cristiano y lo cierto es que no estoy nada de acuerdo con tu opinión. Creo que debes consultar a un profesional de la psiquiatría para que intente ayuydarte en tu manía persecutoria contra todo lo que no es "lo que Dios manda".
Lo cierto es que la polémica frase "es bueno tener varios papás y varias mamás" va tan lejos como tu retorcida mente quiera, además no creo que tu hijo de dos años (dios lo bendiga) tenga un trauma permanente al escuchar semejante frase. La necesidad de explicar a niños los positivo que es pertenecer a "una" familia es el fin de la frase, sea polígama, homosexual, heterosexual o se crie entre gorilas.
Lo grave de todo esto es que tú has utilizado la frase de un libro para manifestar una postura que tú crees que es la adecuada, y tan ancho. De forma mecánica, como si de un mecanismo de defensa se tratase, has saltado ante tan alarmante y amarillista titular (como se nota que eres periodista deportivo). Tu táctica ha surtido efecto; no has removido las masas, pero se ve que hay más fanáticos nostálgicos, fervientes defensores del "cualquier tiempo pasado fue mejor"

Malos tiempos para la lírica

Saludos Cordiales, que diriía aquel

Anónimo dijo...

Me parece algo increíble que una persona adulta y del medio como se supone que es usted,no haya entendido el significado de un simple libro infantil, el cual es bastante fácil de entender puesto que lo que quería transmitir a los niños y de paso a los adultos,es que no es malo ser diferente y así poder evitar las discriminaciones por ciertas cosas,como son el ir en silla de ruedas,tener gafas o tener "varios" papás y mamás.

Esperamos que sus hijos no lleven gafas y sufran las bromas de sus otros compañeros o que no vayan en silla de ruedas y sean discriminados o simplemente que tengan padres separados y sus padres tengan a sus respectivas parejas y los otros niños lo vean como extraño.Creo que ya todo esto y mucho más está al corriente del día y me sorprende mucho que alguien que dice ser cristiano,(yo también soy cristiana pero reconozco que de practicante nada,porque me parece que la iglesia se ha quedado bastante atrasada en muchos aspectoas y la vida es evolución,progreso y cambios,cosas que hay que aceptar aunque no se compartan)y encima trabaje en la televisión canaria,se sorprenda de algo así y no sea capáz de entenderlo.
Yo le daría un buen repasito a más de un programa de la Televisión Canaria.Para empezar no hay nada de programación infantil,si acaso lo único que nos podemos encontrar son dibujos animados que no se yo si se podrían considerar aptos para ciertas edades.Para los niños que aún no tienen edad de ir al colegio lo único que se les puede mostrar en esa televisión es un magazine dedicado al público "maruja" y luego un culebrón,o más bien varios,porque lo que no falta en esa televisión son culebrones.Culebrones tenemos para dar y regalar y luego presumen de que es nuestra televisión,muy mal vamos así,pero siempre es más fácil comprar unos culebrones del año de la pera que hacer programas de calidad,mientras a seguir chupando del bote de todos los canarios.

Ya me estoy yendo por otras ramas que no vienen a cuento.

Lo que venía a decir es que a ver si aprendemos a comprender mejor las cosas y a aceptarlas,eso es algo que se debe aprender desde pequeño,ya los adultos veo que no tienen remedio

Armando Vallejo Waigand dijo...

No tengo por norma responder a Anónimos, así que no tendré en cuenta el contenido delos comentarios de arriba en relacióna su argumentación. Sólo diré que llegaron en apenas tres minutos de diferencia, aparentando ser de personas distintas, pero obviamente, mucha casualidad sería teniendo en cuenta que son a un artículo antiguo. Así que los trataré como del mismo remitente sin temor a equivocarme y dado el tono de los escritos.

Y acto seguido me pregunto: ¿quién es el intolerante?

El autor 'anónimo', además de identificarse (con sus datos reales, claro está), debería haber leído también el interesante debate sostenido en este mismo artículo con Miguel, cuyos comentarios demuestran su clara pero respetuosa e inteligente discrepancia conmigo.

Saludos, seas quien seas...