GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

lunes, 14 de mayo de 2007

Luces y sombras de una huelga

Actualización 17 de mayo

Después de tres días de negociaciones entre las partes volvemos a la huelga tras no alcanzarse un acuerdo satisfactorio. ¡Lástima!

______________________________________________________________

Los trabajadores de Televisión Canaria estamos en huelga. Lo confieso, no tengo experiencia en estas lides. Mi conocimiento sobre este derecho constitucional que asiste a los trabajadores se limita a la perspectiva siempre lejana y externa de cuando he sabido a través de los medios informativos de otros colectivos en paro reivindicativo. Y lo que veo, no me gusta.

-----------------------------------------------

Los motivos que me hicieron secundar esta forma de presión, siempre desagradable, tienen que ver con una manifiesta falta de sensibilidad por parte de la empresa (SOCATER) en la negociación del Convenio Colectivo, que prácticamente no ha llegado a iniciarse debido a la negativa de conceder margen alguno en el cual empezar a entenderse las partes. Como yo no soy miembro del Comité de Empresa, mis informaciones provienen de quienes nos representan y del sindicato que les asesora (C.C.O.O.). En principio, no tengo por qué dudar de sus argumentos a la hora de proponer a los trabajadores una medida de presión, aún siendo consciente de que en ocasiones, sobre todo los sindicatos, tienden a exagerar para precipitarse hacia la huelga, su principal herramienta de protagonismo en la vida pública y de captación de afiliados.

Iniciadas las acciones de protesta con tres días de paro, ha llegado también la tensión y las presiones. Aunque el seguimiento de la huelga roza el 96%, hay compañeros que han decidido no sumarse. Tienen tanto derecho como quienes sí la secundamos. Es lógica la decepción de los trabajadores que están perdiendo dinero de sus salarios por cada día que no trabajan y que se están 'jugando el tipo' en la calle respecto a los que han preferido por cualquier razón ir a trabajar. Después de todo, los beneficios que la huelga pudiera traer, los obtendrán también ellos y sin esfuerzo alguno. Pero aún así, no puedo justificar la presión -al parece habitual en estos casos- para tratar de impedir que accedan a su puesto de trabajo, ni los cánticos vejatorios a través del megáfono contra ellos, y mucho menos, las represalias en forma de marginación que se están promoviendo.

Y hablando de megáfonos; ¡qué aparato tan goloso y 'peligroso'! Un momento de acaloramiento reivindicativo puede llevar a gritar proclamas que nada tienen que ver con el objeto de la huelga, pero quienes compartimos cartel y camiseta somos representados por la voz que sobresale ante cámaras y periodistas, pronuncie la burrada que pronuncie (para evitar excesos de este tipo, no estaría de más que haya sólo determinadas personas encargadas de los 'solos' amplificados y con instrucciones precisas sobre qué vociferar). Pero tampoco la otra parte queda demasiado bien retratada tras los tres primeros días de paro. Las amenazas de despidos que ya se están produciendo y el incumplimiento de los servicios mínimos es intolerable.

Los conflictos laborales son así, me dicen: "Todos juegan sus cartas y a veces es desagradable, pero inevitable". Quizás estén en lo cierto, pero yo sigo sin sentir rencor a los que no secundan la huelga, ni animadversión o incluso odio a la empresa ni a ninguno de sus directivos, como intuyo, cuando no constato, sucede entre muchos de mis compañeros. Como tampoco puedo entender los ánimos de venganza que parecen vislumbrarse entre algunos jerarcas de SOCATER. Es posible que sea ingenuo y crea inútilmente en la concordia y el entendimiento, pero prefiero eso, a tener que fruncir el ceño, apretar la mandíbula y lanzar los puños al aire.

Me he sumado a la huelga por pura convicción, creyendo que en este momento debía estar con los compañeros con los que comparto codo con codo muchas horas de mi vida cada jornada de trabajo. Sé que mis jefes esperaban de mí, con categoría de redactor jefe, editor y presentador, que me abstuviera de ponerme frente a la empresa. Pero este es mi sitio y asumiré las consecuencias, aunque ojalá no las haya... para nadie.

* Para saber más sobre las reivindicaciones pueden ver este vídeo realizado por los trabajadores:

17 comentarios:

Mariluz Barrera González dijo...

Te admiro Armando y te felicito por tu postura, eres un hombre con grandes convicciones y creo que la decisión fue la correcta.

Es un asunto difícil pero creo que es la única forma de resolver muchas cosas, uniéndose lograrán mas que estando cada quien con sus ideas.

Si en mi lugar de trabajo la gente entendiera esto, pero en mi país todos jalan para su molino, y como bien dices, la ley de la selva nos consume y por eso mismo no avanzamos; me entristece lo que nos sucede y me preocupa lo que nos espera.

Un saludo y un fuerte abrazo solidario.

Miguelo dijo...

Muchos ánimos, Armando. Sigue luchando por lo que consideras justo, que muchos estaremos contigo. Y sigue siendo crítico con las "formas" que se emplean en la sociedad en que vivimos. Tu actitud, con la que comulgo enteramente, demuestra que los católicos tenemos mucho que aportar en el mundo. Cuando puedas me gustaría que dedicaras un comentario en tu blog al mundo de la política. Los cristianos ahora, gracias a las nuevas tecnologías, tenemos una enorme herramienta de participación. En las webs de los partidos y candidatos hay oportunidad de publicar comentarios o enviar emails a nuestros políticos para preguntarles, cuestionarles, proponerles iniciativas... Es una oportunidad que no debemos perder. Y ojalá podamos entre todos reivindicar una vida política más humana y natural...

Armando Vallejo Waigand dijo...

Mariluz y Miguelo: muchas gracias por los ánimos. ¡No se imaginan cuánto reconfortan!

Miguelo: me pongo a preparar el post sobre política y los elementos que sugieres en tu comentario. Gracias por la idea.

Daniel Mercado dijo...

Sumarse a una huelga es una decisión difícil, y loable, cuando ha sido razonada, como en tu caso, porque eso de sumarse porque los demás lo hacen, para no quedar mal, y dispuesto a todo lo que unos dirigentes digan, eso, no me parece indicado.
Por desconocimiento, sólo puedo comentar tu postura y opción. Un abrazo, y que las consecuencias que tenga esta opción sean de mejora.

Miguelo dijo...

Querido Armando: He tenido conocimiento de la trágica noticia del fallecimiento en accidente de un compañero de tu cadena. Desconozco si tu relación personal con él era más o menos cercana (supongo que por el cargo que ocupaba tendrías bastante contacto con él). Sea como sea, recibe un cordial y fraterno abrazo desde la esperanza que nos da nuestra fe en Jesús Resucitado, y hazlo extensivo a su familia y a tus compañeros. Ánimo, amigo

Armando Vallejo Waigand dijo...

Daniel: gracias por tu comentario. Como dices, las decisiones deben ser fruto del convencimiento de estar haciendo lo correcto. Muchas veces eso es lo que nos da fuerzas para hacerlo.

Miguelo: muchísimas gracias. Ha sido un durísimo golpe para todos. Cosme era (y te aseguro que no es un tópico) una persona extraordinaria. Siempre conciliador en los momentos de tensión entre diferentes posturas, cariñoso y cercano. Además, era un hombre comprometido, miembro del sindicato de medios de comunicación, y aunque formaba parte de la parte pública de la tvC, nos apoyó abiertamente en nuestras reivindicaciones; un gesto que no tenía ninguna obligación de hacer y que le agradecemos profundamente. Es tinerfeño, pero venía con frecuencia a Gran Canaria, o nos veíamos cuando yo viajaba a Tenerife. Como dices, nos ponemos en la manos del Señor, Él es nuestro consuelo. Tus condolencias serán transmitidas. Una vez más, gracias.

JOSÉ GUTIÉRREZ dijo...

Hola Armando:
En primer lugar, gracias por tu comentario en mi blog.
Y referente a la situación de huelga que estais viviendo en la Televisión Canaria, apoyarte porque considero que la revindicación es justa y solo sería deseable que nunca se llegaran a perder las formas, que bueno, por tu parte, creo que no sería el caso.
Desde el buen deseo de que llegueis a un justo acuerdo recibe un abrazo.

En los Dos Corazones

Columba dijo...

Lo mismo se vive ahora en mi pais, solo que aqui se hace huelga por cualquier tonteria, lo malo es que se paraliza todo el pais y los unicos que salimos perdiendo somos los mismos bolivianos. yo tambien me sume a una huelga por pura conviccion, pues no estoy de acuerdo que se atropelle la democracia en mis pais. Saludos yo tambien soy cristiana.

dimas dijo...

Hola Armando, en primer lugar decirte que hare llegar al Caballero Cadete tu comentario, dalo por hecho. En segundo lugar estoy en que cuando no queda mas remedio, la huelga es una forma de presion para conseguir estimular la vistud de la justicia, tambien estoy contigo en el derecho que existe en los demas de discrepar y no sumarse a la huelga ¿que seria entonces de la libertad?, si eliminamos el derecho a discrepar estariamos uniformando conciencias y tu y yo sabemos bien lo que es la conciencia.

Un fuerte abrazo

PD.- tengo un hermano que esta ahora en Libano pero su destino es en Santa Cruz , de hecho tiene su casa en San Cristobal de la Laguna.

Cristian dijo...

Armando:
Que situación más difícil, sin embargo, tienes buenos motivos para hacerlo. Valiente y consecuente tu. Ojalá todo se arregle para el bien de todos. Pasaba a desear feliz Pentecostés.- Bendiciones.

Luis dijo...

Hola, soy portugues y tengo una pregunta banal, si permite. Sucede que he visto hace unos dias una página de un sacerdote indiano en la Web que me he llamado la atención. Desafortunadamente no me acuerdo de esa página porque en ese dia yo estaba en un ordenador publico. Creo que el primero nombre de ese sacerdote era Jacques. Sabrá usted que página es? Gracias y perdone las molestias.

Bluesgirl29 dijo...

Saludos!

Soy Karina escribo desde Argentina para aportar mi granito de arena en relación al derecho de huelga. soy docente en mi provincia Corrientes y trabajo en un colegio católico. Ayer me sentí cual briujilda de Salem ya que tuve a mis tres colegas, y a dos monjas (Representante Legal y Rectora) para decirme que desista de mi derecho a huelga ya que no es de buen cristiano hacerlo. Implícitamente el mensaje fue "o dejas de hacer paros o te vas". Yo no me considero una mala cristiana, vengo de una flia muy católica que ha dado a la comunidad un sacerdote franciscano y mi flia ha trabajado toda su vida en una iglesia, es mas, el partido Demócrata Cristiano tuvo sus orígenes en Corrientes en mi casa. En fin, básicamente quería hacer catarsis aquí y decirles a cuantos estén mi misma situación que ser cristiano no significa dejarse avasallar sus derechos constitucionales ni dejarse tomar por zoquete. Los docentes en Argentina y en mi provincia ganamos $450 de salario básico (U$S 120) una vergüenza!
Una vez que la "Santa inquisición" me dejo ir a mi casita, llegué y me sentí super bien, porque no lograron doblarme.
Por eso desde acá, les envió un enorme abrazo y fuerzas a todos aquellos que siguen luchando para mejorar las condiciones laborales y uno mas grande aún para los que no sólo lo hacen movidos por cuestiones económicas sino que buscan soluciones de fondo.

Cariños

Karina

Anónimo dijo...

La compañía WOLFRAM SA, de Alcalá de Henares, Madrid, acaba de ser vendida en su totalidad por la familia Vallbe, fundadora (1940) y propietaria, a un grupo “pirata” denominado Grupo Aries Santa Fe, SL, NIF: B57201741, especializado desde hace años en quiebras fraudulentas con alzamiento de bienes, liquidación patrimonial y desprecio a todo el pasivo, incluyendo personal, proveedores, entidades de crédito, Hacienda, Seguridad Social… (ver Google)
Ya han empezado con el despido de la plantilla y el vaciado de cuentas corrientes. En treinta días no quedara más que el recuerdo de la empresa.

¿Cómo el sistema permite que se desarrollen semejantes especialistas y actúen impunemente por años?

Febrero de 2009

Anónimo dijo...

Es otra historia de saqueo empresarial y pérdida de cientos de empleos...
El enlace a la página de seguimiento es el siguiente:

http://www.my-forum.org/WOLFRAM_SA_DESMANTELADA_141420_426720/

Anónimo dijo...

La condicion de cristiano, el vivir como catolico, no debe ser una mordaza que nos inmovilice ante la injusticia. Todo lo contrario: es una razon poderosa para la denuncia. No podemos aceptar que sea la ley de la selva la que nos rija.
Ante hechos como el denunciado en ese enlace de Wolfram citado, no se puede menos que pensar en las tragedias humanas implicadas, con familias colocadas en situaciones limite, huerfanos de toda alternativa y ayuda, tras largos años de fidelidad a una empresa ahora abandonada en manos de depredadores sin alma.
Estremece pensar en las multiples veces que estos mismos individuos han repetido la jugada con total impunidad.
Jose M./Madrid

Anónimo dijo...

Armando razona impecablemente su postura y convence hasta al mas reacio con su actitud equilibrada, pero... a veces no te dan la opción de protestar ejerciendo tu derecho a la huelga. Vease el caso aqui denunciado de Wolfran SA.

¿Que metodos de presión puedes aplicar en estos casos?

¿La manifestación ruidosa?
¿Pegar carteles? ¿Sitiar las instalaciones?
Los sindicatos no responden.
¿Que es lo correcto?
Miguelo nos dice que usemos "las nuevas tecnologías" como forma de manifestación... me temo que no es una opción que convenza a los afectados en estos casos de injusticia flagrante y, en cualquier caso, no se halla a disposicion de cualquiera.

Es cierto, Armando, lo de que "todos juegan sus cartas a veces es desagradable" y es que no solo es desagradable sino que no dejan otra alternativa que usar todo lo que tienes a tu alcance para perseguir que se haga justicia. Huyamos de la "ley de la selva".

EnriqueAU/Alicante

Anónimo dijo...

lunes 13/04/2009 19:28
Efe
Madrid.- Por primera vez en la historia, el número de despidos que llegaron a la vía judicial superó en 2008 el umbral de los 100.000 casos.

Los despidos litigiosos, asumidos por los juzgados de lo social por ser competentes para dirimir las discrepancias entre empresas y trabajadores, sumaron en total 102.925 el año pasado, un 55,4% más que el ejercicio anterior, según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El mayor número de despidos litigiosos se registró en el cuarto trimestre del ejercicio, cuando se presentaron 33.209, casi el doble que en el mismo período de 2007.

Los datos de despidos llevados a los Juzgados de lo Social son ligeramente superiores a las expectativas del CGPJ, que el pasado noviembre emitió un informe en el que preveía que 2008 cerraría con 94.371 casos y que el alza continuaría este año hasta los 111.178 procedimientos.

Las estadísticas del órgano de gobierno de los jueces también revelan un fuerte incremento en el número de empresas que entran en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) porque se presentaron 937 despidos colectivos el pasado año, 2,5 veces más que los 382 expedientes de regulación de empleo (ERE) registrados en 2007.

Al igual que ocurrió con los despidos litigiosos, el número de ERE creció de forma significativa en el último trimestre de 2008, cuando se presentaron en los Juzgados de lo Mercantil 451 procedimientos.

Hasta entonces, se habían solicitado entre 100 y 182 despidos colectivos, pero el número se disparó en la última parte del ejercicio en consonancia con la avalancha de concursos de acreedores, que también alcanzaron otra cifra récord (1.829) tras aumentar un 46% respecto al tercer trimestre de 2008 y un 258% en variación interanual.