GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

martes, 6 de noviembre de 2007

Cocheros de Dios

Esta entrada es un homenaje a todos aquellos artistas que están empeñados en conducirnos hacia Dios a través de la música. Cristianos con un don especial y el deseo de ponerlo al servicio del Evangelio. Creyentes dedicados a escribir a Dios en voz alta para hacernos participar de su misma oración cantada. Elevan nuestras almas hasta los cómodos asientos de sus carros tirados por notas musicales, y con el aire fresco en el rostro, avanzan al encuentro del Señor para ponernos en su presencia durante unos minutos. Son los cocheros de Dios.

———————————————————————



Ignacio Blasco Guillén es sacerdote mercedario de Aragón que desarrolla su tarea pastoral como responsable del Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Orihuela (Alicante), y es capellán de la prisión de Fontcalent, donde cumplen condena unos 950 internos. Recientemente ha inaugurado un blog altamente recomendable, en el que retrata el rostro humano de la cárcel, invitándonos a ver a los presos más allá de los delitos que cometieron. En sus escritos refleja el amor por los seres humanos, con toda su dignidad, a veces esclavos de su pasado y unas acciones por las que, muy probablemente, serán eternos deudores de la sociedad. Es fácil reconocer en los textos de Fray Nacho su dolor por los «juguetes rotos», el temor por su frágil reparación, y la inquebrantable esperanza de verles volar, libres, a pesar de todo. Cuando entres en su blog sentirás la necesidad de escribir un comentario, pero no podrás hacerlo porque no tiene activada esa opción. La razón realza la hondura cristiana del personaje. En sus propias palabras, «Decidí no ponerlos a propósito. Aunque sé que me pierdo buenos comentarios [...] tengo la sensación de que este tipo de apartados se convierten en un nido de vanagloria para muchos de los que escriben [...] Simplemente es una ventana para colgar reflexiones [...] Si a alguien le hacen bien, pues perfecto [...]». Sencillamente, admirable.

La música de Fray Nacho es un regalo para el espíritu. Sus canciones no son un «producto». No lo necesita porque no es eso para lo que compone y canta. Como sucede con el arte más exquisito, no se parece a nada ni nadie y es difícil que enamore a primera «vista». Sus canciones exigen del oyente atención y paciencia para permitir que el mensaje en su conjunto —música, letra, voz e interpretación— penetre con toda su fuerza a través de los oídos, para después extenderse hasta alcanzar el corazón, que tendrá, entonces, la oportunidad de disfrutar de la presencia de Dios. No es música solo para escuchar, es música para orar. No porque no sea agradable al oído, sino porque, además, tiene la virtud de adentrarnos en un clima de oración, aunque no fuera ese el plan.
Hace algunas semanas tuve noticias de Fray Nacho. Su segundo trabajo discográfico —«Quedarme a tu lado»— acababa de ver la luz. Contacté con él a través de su web y unos días después el CD llegaba a mis manos en formato MP3. Ahora suena de fondo en el blog —tienes que activarlo al final del post— y es una verdadera caricia para el alma cantada en primera persona, como testimonio, confesión, oración compartida... A veces podemos notar con absoluta nitidez el desgarro, otras la paz, en ocasiones el miedo y siempre el amor. Quien conozca el primer disco no se sorprenderá. No hay grandes novedades, ni falta que hace. O quizás, se pueda considerar una variación el mayor recogimiento aún, si cabe, que transmiten los temas de este álbum. Entre las quince canciones que componen el disco, así como entre las doce del primero, no encontramos ninguna que sea «movida». Son todas para disfrutar con luz tenue a la lumbre de una vela, la Biblia abierta, los ojos cerrados y el cuerpo entregado al gozo del espíritu. No tengo nada en contra de la música cristiana con mucho ritmo, pero debemos distinguir la oración festiva, por lo general comunitaria, del encuentro personal con Dios. Ambas son parte necesaria de nuestra vida de fe, pero hago hincapié en la segunda, porque es la más difícil de entender y por tanto de transmitir.


El piano y la guitarra son los dos instrumentos que acompañan las composiciones de Fray Nacho. Yo siento especial debilidad por el primero. La canción «Necesito de Ti» de su primer disco es una auténtica joya, y el piano que la acompaña, sublime (puedes encontrarla al final de este post, en el menú del reproductor on line, ¡no dejes de escucharla!). Además, posee un timbre de voz aterciopelado, peculiar, único, con una amplitud de registro que le permite extraer el máximo partido a cada una de las notas. En ellas habla de la espera inquieta por sentir la presencia del Señor («Quisiera», «Quiero»), de la emoción del encuentro y del reencuentro con Él («Me vuelves a amar»), del vacío que deja su ausencia («No puedo vivir sin ti», «Mece mi alma»), del dulce abandono en sus manos («Contigo»)... Son las palabras y las notas de alguien que ha experimentado cada una de esas sensaciones, de alguien que tiene hilo directo con Dios porque todo su ser vive en oración.

Son muchos los cantautores cristianos que merecen nuestro reconocimiento y a todos ellos dedico este artículo. La mayoría podrían ganarse la vida holgadamente con su arte, pero han preferido poner su don al servicio del Evangelio. Se han abandonado a la misión de construir el Reino, negándose el éxito y la fama, y su entrega nos ayuda a los demás cristianos a establecer «contacto» con Dios, como diría Tony de Mello. En el caso concreto de Fray Nacho, mi admiración y agradecimiento es especialmente sentido, porque ha influido directamente en algunos de mis más hermosos momentos de oración. Y lo seguirá haciendo.



* Este es el estribillo de una de las canciones que más me gusta del disco. Su título es «Quiero», y es la primera que suena en el reproductor on-line
:

"Quiero volver a escucharte otra vez.
Quiero volver a sentirte.
Quiero volver a agarrarme, que el miedo persiste.
Quiero volver a enredarme a tus pies,
quiero lanzarme a tu abrazo y después
quiero volver a acercarme que el frío aún resiste..."


* El dinero recaudado por la venta del disco «Quedarme a tu lado» se destinará íntegramente a las casas de acogida «Pedro Arrupe» y «San Vicente de Paul» para albergar a presos con permisos penitenciarios.

* El vídeo que sigue es un extracto de un reportaje más amplio sobre el Encuentro Diocesano de Jóvenes de 2005, en Moya (Gran Canaria). El montaje tiene como fondo musical la canción «No podrán» del primer disco de
Fray Nacho, «Confía». Más abajo, puedes encontrar el reproductor on-line con una selección de canciones de sus dos trabajos. No olvides detener la música si quieres ver el vídeo.











ENLACES

web: fray nacho
blog: fray nacho
letras de las canciones: discografía (con acordes para guitarra)




15 comentarios:

Talita Plum dijo...

Muchas gracias!

Que maravilla de descubrimiento! y gracias por poner la música... que regalazo!

qDtb!

De Colores

lojeda dijo...

Bonita música, Armando. Gracias por este regalo tan lindo.
Le deseo a Fray Nocho toda la suerte del mundo es esta tarea de proclamar el Amor de Dios por el mundo.
Saludos.

Miguelo, sc dijo...

Gracias a ti he conocido la música y la labor de fray Nacho, y me he quedado prendado. En cuanto a música cristiana, personalmente me gustan muchos autores, pero reconozco tener especial predilección por Martín Valverde desde que escuché grabaciones en directo de sus conciertos, que son auténticas catequesis musicales.

Sin menospreciar en absoluto lo que hoy se hace, quizás echo de menos un mayor esfuerzo de actualización en lo que a estilos musicales se refiere dentro de la música cristiana en general. Tengo la sensación que, en ese aspecto, nos hemos quedado algo anclados en tendencias musicales más propias de las décadas de los 60-70 del pasado siglo.

Raquel dijo...

Qué bueno compañero de oraciones, fray Nacho. Precisamente esta semana le estuvimos entrevistando para un reportaje sobre música cristiana... y me dejó pasmada la humildad de alguien con un don tan pero que tan grande. Gracias a ti estoy conociendo el segundo disco, que no lo había oido. Hasta ahora mi debilidad es la canción No podrán. Me la pongo en modo 'repeat' en los momentos débiles.

Sobre los estilos... no sé si Miguelo leerá esto, en el caso de Fray Nacho y similares, cierto es que como dice Armando "No hay grandes novedades, ni falta que hace", porque se trata más bien de música para rezar. Expresión del corazón del artista al corazón de Dios. Pero fuera de eso, de verdad que hay de todo! Salsa, reggaeton, rock de todos tipos, hip hop, pop... desde luego el mundo protestante, especialmente el evangélico nos llevan mucha ventaja, pero estamos en ello... :) Si quieres, te paso cosas!

Álex dijo...

Conocí la música de Fray Nacho hace ya más de un año, cuando todavía daba a conocer ese primer "Confía" y me quedé prendado. De la sinceridad y del desgarro. Pero, sobre todo, de cómo habla y canta como un enamorado.

De Dios.

Por cierto, entro a tu blog y me asombro. Hace apenas unos minutos que he colgado un mensaje en el que una de las canciones de Fray Nacho resuena con especial intensidad. Y ahora leo tu magnífica semblanza. ¿Casualidad?

Voy corriendo a poner un comentario en la entrada de mi blog que permita llegar hasta la tuya.

Un abrazo desde Roma.

Guayaramerín dijo...

Hola Armando, tengo que confesarte que el contenido de las canciones que propones en tu post, estan lleno de una mensaje muy bueno. he, con relacion al anterior post que escribiste, dejame decirte que me parece muy bueno tu analisis que haces sobre la visita del presidente irani a Bolivia. como boliviana no me siento ofendida, sino mas bien me has hecho ver la otra cara de la moneda, que no solo se trata de lo politico e ingresos economicos o trabajo mutuo entre ambas naciones sino tambien en principios eticos y valores que muchas veces quedan a un lado. hacer enfasis en la etica y valores le dio una nueva orientacion a los comentarios en mi blog.
Pasaba a Saludarte.
de hecho que te parece si hacemos cambios de links? te animas`?

Columba

Cristian dijo...

No pude escuchar la música porque no me da la internet para eso... está muy lenta, pero iremos a mirar el blog. Que bueno que te gustó la canción que tenía en mi última entrada, es mi canción favorita... jejejeje... Bendiciones Armando.

Waipu Carolina dijo...

Muy interesante la música de Fray Nacho y carismática!

un beso

Mariola dijo...

¡Que regalo tan bonito nos has dejado Armando! He llegado a tu blog a través del de Álex. Hace un par se semanas no sabía quien era Fray Nacho y por una serie de ¿coincidencias? en cuatro días me han llegado sus canciones por tres vías distintas. Me he enamorado de sus letras en un instante. Gracias por dejar las canciones a disposición de todos. Estoy deseando tener los cd para ecucharlas con más calma.
¡Enhorabuena por tu blog! ¡¡Ha sido un regalo encontrarlo!!

Un abrazo

Mariola

DIER dijo...

Que chula la maquetación de tu blog...como se nota el oficio!
Las canciocillas con mensaje me dan un poco de grima, pero musicalmente me han gustado: no es el típico guitarreo parroquial.

Buen blog!

Armando Vallejo Waigand dijo...

Muchísimas gracia a todos por sus comentarios.

TALITA: gracias a ti por expresarlo. Me alegro de que te haya gustado.

LOJEDA: con la ayuda de Espíritu, Fray Nacho y otros cantores como él, llevarán los sonidos de Dios por todos los rincones en los que haya alguien dispuesto a escuchar.

MIGUELO: Martín Valverde es uno de los grandes, sin duda. Respecto a Fray Nacho, una de las cosas que me cautiva es precisamente su sencillez. Parece que estuviera a solas con Dios y los demás tuviéramos la oportunidad de colarnos por una rendija para observarle mientras hace oración. Seguramente es el anhelo de atisbar en mi vida la espiritualidad de los místicos.

RAQUEL: pues no te imaginas cómo me alegro de que compartamos el gusto por la oración con Fray Nacho. Desde luego, «No podrán» es una auténtica maravilla. Me hizo gracia leerte lo del modo «repeat» porque me estaba viendo a mí mismo haciendo lo mismo con la misma canción.

ALEX: posiblemente has dado con la mejor definición de la oración cantada de Fray Nacho, «como un enamorado de Dios». Eso es exactamente lo que transmite. Verás, mi vida ha estado y está repleta de «casualidades» como la que describes. No debe sorprendernos; el Espíritu esparce su brisa suave constantemente. Gracias por el enlace.

COLUMBA: me alegro de que te guste y de no haberte disgustado con el anterior post. ¡Lo de los link está hecho!.

CRISTIAN. gracias por dejar tu huella. La canción de tu post es genial. ¡Qué manera de acertar con algunos de los problemas cotidianos de los sacerdotes! Pero, ¡qué te voy a contar que tú no sepas!

WAIPU CAROLINA: me alegro de que te guste. Gracias.

MARIOLA: viniendo del blog de Álex me siento muy honrado con tu llegada y tus palabras. No lo conozco personalmente, pero bien que me gustaría. Su compromiso, su entusiasmo, su hondura cristiana, la calidad de sus escritos, son admirables. Es sin duda, uno de mis blogs preferidos. Te agradezco muchísimo tus palabras, significan mucho para mí.

DIER: gracias por lo de la maquetación. En realidad no tiene mucho mérito; todo lo que hay que saber, está en los sitios web de generosos internautas que exponen al público sus conocimientos. Y me dejas pensativo y algo perplejo, ¿por qué te dan grima las canciones con mensaje?

A todos, muchas gracias.

Mc Vickers dijo...

Muchas gracias por tan bonito blog. Un abrazo desde Inglaterra.

http://elbaluartedeoccidente.blogspot.com/2007/11/un-digno-rey-y-un-ridculo-presidente.html

Saludos. Luis

Mariluz Barrera González dijo...

Armando... Gracias por presentarme a Fray Nacho, no sabía de el... y en estos momentos es paz para mi espíritu.

Un fuertisimo abrazo.

Mariluz.

JOSÉ GUTIÉRREZ dijo...

Hola Armando:

Muchas gracias por tu hermosa recomendación de Fray Nacho; de alguien que ama tanto a Dios, y que escuchándole nos ayuda igualmente a acercarnos a Él.

Hermoso y gratificante.

Felicidades Armando.

En los Dos Corazones.

Noelia dijo...

Para Raquel, con cariño: Sí,es cierto que los evangélicos nos llevan ventaja en lo que a ritmos se refiere, pero debes mucho cuidado con la música que escuchas de ellos, ya que en sus letras están los motivos que nos separan. Puede valer un "Señor, te amo" pero mucho cuidado si sólo lo dejan como hombre y no como Dios, o si lo "independizan" de la Stma. Trinidad. Besos, Noe.

Gracias Armando por esta joya que es tu Blog. Me encanta.