GRISÁLIDA

GRISÁLIDA - Social

viernes, 29 de febrero de 2008

CATÓLICOS EN POLÍTICA I (José Bono)

José Bono (PSOE), Jaime Mayor Oreja (PP) y Marcial Morales (CC) fueron los conferenciantes invitados a las jornadas «Católicos en política», organizadas por el Aula «Manuel Alemán» de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Los tres se declaran católicos practicantes, los tres afirman estar en política como consecuencia de su fe, y los tres aseguran sentirse coherentes siendo cristianos y militantes de sus respectivos partidos.

______________________________________________________




Vídeo de producción propia, disponible para descargar y compartir en Google Video (15 min.)


LA FORMA

José Bono no defraudó. Hizo gala de su reconocida oratoria manejando perfectamente los tiempos, alternando pasajes leídos con otros improvisados, reforzando su argumentación con citas y acontecimientos históricos, captando la atención del auditorio mediante la inflexión de la voz a conveniencia y relatando divertidas anécdotas. Demostrando, en definitiva, seguridad sin fisuras en sus convicciones, con la habilidad añadida de convertir cada una de sus afirmaciones en un titular periodístico. Sin duda, todos los presentes disfrutamos con la disertación de un exquisito comunicador.


EL FONDO

.......José Bono en un momento de la conferencia
Desde el primer momento, Bono quiso dejar clara su autonomía, su independencia y su «libertad de pensar» y discrepar dentro las dos grandes organizaciones a las que pertenece —Iglesia y PSOE—, sin que por eso deba dejar de formar parte de alguna de ellas. Criticó la tendencia a pensar «milimétricamente igual», así como el sectarismo interno, que clasifica a sus miembros según su mayor o menor ortodoxia respecto de los postulados doctrinales dominantes. El aspirante a presidir la Cámara de Diputados en la próxima legislatura se preocupó de equilibrar defectos y virtudes en la historia y en el funcionamiento actual de ambas instituciones. De su partido dijo que «necesita renovación», y señaló como «un buen camino el esfuerzo por establecer puentes con los valores cristianos» para hallar puntos de encuentro en los principios universales de la solidaridad, evitando «topar con la Iglesia»; de ésta criticó su dogmatismo y apego al poder en muchos momentos; y de ambos, denunció la «intransigencia y la intolerancia» que históricamente han practicado de modo recíproco. Tampoco dudó en censurar a quienes desde el PSOE exigían romper los convenios con la Santa Sede, por considerarlo una ofensa a los «millones de cristianos comprometidos» con los más desfavorecidos del planeta. No faltó la alusión al Partido Popular, al que acusó en repetidas ocasiones de pretender erigirse en el partido de los católicos y de predicar unos valores que no practica, por ejemplo, respecto a la inmigración.


LA CRÍTICA

Creo haber escuchado el testimonio de un creyente sincero y convencido, que reúne el mérito de tener que soportar el recelo con que le miran «los unos por ser de los otros y los otros por ser de los unos». También «necesitado de salvación», como él mismo reconoció al principio del acto —al fin y al cabo, como todos los mortales—, Bono dedicó la mayor parte de su discurso a tratar de convencer a la audiencia de que es posible ser católico y socialista. Por lo que a mí respecta, fue algo del todo innecesario porque soy un convencido: ¡claro que se puede ser católico y socialista! En lo que mantengo más dudas es en que el PSOE sea realmente socialista; lamentablemente, no han quedado despejadas después de escuchar al ex ministro de Defensa. El PSOE pretende ser identificado como tal, exagerando hasta lo grotesco algunas poses —a mi juicio impostadas— a las que llama
conquistas sociales, prescindiendo de lo elemental de una ideología que aspira a construir el mundo desde las bases de la sociedad, poniendo el acento en la solidaridad y en la movilización de las clases trabajadoras, para que cada persona sea protagonista de su historia. La única movilización que parece alentar el socialismo oficial español es el voto cada cuatro años. El resto del tiempo se siente más cómodo gobernando en el letargo de la masa.

«Puedo compatibilizar mi militancia política y mi fe, pero claro, lo hago a mi manera», respondió Bono a una de las preguntas formuladas en el coloquio, poco antes de asegurar que no era lo mismo el aborto con ocho meses de gestación que con cuatro semanas. Dos frases que, junto a otras menos llamativas de su exposición, y la visión global de su gestión en la cosa pública, me llevan a sospechar que el político manchego ha hecho de su fe un traje a la medida de las ideas de su partido. Es lo que los animadores de jóvenes llamamos un «Dios de bolsillo», para poder llevarlo siempre con nosotros, pero en un formato cómodo y ligero.




  • El vídeo es un extracto de 15 minutos de duración de la conferencia pronunciada por José Bono, dividido en bloques temáticos. Se puede compartir y descargar desde Google Video, tal y como aparece en este artículo, pero si alguien deseara obtener la conferencia completa, puede solicitarla escribiendo al correo que aparece en mi perfil al principio de la página, aportando su dirección postal para poder realizar el envío. No prometo que sea inmediato, pero se lo haré llegar lo antes posible en DVD, siempre y cuando la demanda no supere mis posibilidades.


7 comentarios:

Maria dijo...

Hola Armando,

Te felicito por haber empezado tu segundo año de blog con este tema. Desgraciadamente el político generalmente sigue antes las directrices de su partido que su fe. Si los del PSOE se pasan por hacer un Dios de bolsillo, los del PP lo hacen olvidando, como dice el salmo: La Misericordia del Señor llena la tierra

Como decía mi queridísimo profesor, jefe y maestro D.Ramón: el político es un ser mediocre cuya visión se centra en ganar las elecciones cada cuatro años.

Javier dijo...

Hola, me ha gustado encontrar a alguien que, siendo una persona popular en su tierra, se declara católico y lo dice sin problemas. Enhorabuena por tu blog.

Miguelo, sc dijo...

Saqué las mismas conclusiones que tú. No se pueden servir dos señores a la vez, y aunque Bono declara que se mueve entre dos aguas "mojándose" en ambas, lo cierto es que desde mi punto de vista, le veo más contradicciones con respecto a su fe que con respecto a su ideología..., y por eso creo que en su escala de valores, es el partido el que está muy por encima de lo demás...

Me hubiera gustado escuchar en estas charlas a Paco Vázquez...

Un abrazo

Anónimo dijo...

Entonces usted no es católico, porque los catolicos de verdad, no cuestionan las dogtrinas de la iglesia, la iglesia es sabia y si el papa y los ovispos advierten que no todo vale, como es la politica del Psoe y del Señor Zapatero, que tomemos conciencia del pecado y que la voz del papa es la voz de cristo en la Iglesia, y eso es una verdad incuestionable. Planteese Señor bono que hace usted en el Psoe siendo miembro de la Iglesia? No le parece una contradicion? Ademas esta usted en un partido, que quiere un estado laico, e imponer en cuanto apruebe las elecciones la ley de celebraciones religiosas, regulara y cerrara las iglesias con poco aforo. Tambien les dira el gobierno lo que tienen que hacer, lo cual ya me parece demasiado.
USTED NO ES CATOLICO DE VERDAD¡¡¡

Anónimo dijo...

Esta claro que Jose Bono como Vazquez su señor es "EL PARTIDO SOCIALISTA" y que prefieren seguir esas falsas ideologias a seguir a Jesus, y se olvidan de la palabra del señor que dice "NO SE PUEDE SERVIR A DOS SEÑORES" O " QUIEN NO ESTA CONMIGO ESTA CONTRA MI"
Osea que esta claro que sus idolos son EL PSOE muy por encima del amor a Jesucristo.
la paz de cristo este con vosotros.

JORGE dijo...

Hola,

Primera vez que me paseo por tu patio, te felicito por el blog.

Si los seglares no participamos en política, dejamos todo en manos no confiables. Tenemos que aprender a estar en el mundo, sin pertenecer al mundo.

Gracias y bendiciones

Néstor Luis Alvarez dijo...

Estimado Armando:

Supongo que usted actúa de buena fe y que, por lo tanto, si en algún momento existiere algún conflicto entre su forma de ver las cosas, y la verdad o realidad de las cosas, también supongo que tendrá la valentía de honrar lo que es verdad y reconocer su equivocación.

Dicho ésto, le propongo que por llana honestidad ante Dios y para con usted mismo, defina qué es socialismo. Pues, para poder decir, e incluso para poder dialogar o discutir, si se puede ser cristiano y socialista a la vez, habría que primero definir de modo inequívoco qué se entiende por cristianismo y qué se entiende por socialismo.

Entonces, si buscamos los manifiestos, textos y hasta diccionarios donde se define cristianismo (Evangelios de la Sagrada Escritura, Tradición, Patrística y Documentos del Magisterio), así como también donde se define socialismo, resultará que existe una sola definición y explicación de lo que es esencial a cada uno como conceptos. Pero también quedará claro lo que les da estructura y articulación como ideales (doctrina).

Entonces, Armando, a menos que estés hablando de un socialismo distinto al que tuvo origen en la Revolución Francesa y que fue reformulado por Marx (único socialismo en la historia de las ideas), es imposible que digas que es conciliable con la doctrina ni con el ideal cristiano. El socialismo y el cristianismo, si se trata de lo que les es esencial a cada uno, no son conciliables.

Ello no quiere decir que un socielista no sea cristiano, o que no sea buena persona; sino, más bien, que o vive su ideal político y económico de un modo sentimental o superficial sin profundizar en lo que realmente significa, o que vive su cristianismo solo como una religiosidad igualmente superficial sin entender la antropología cristiana.

Si quieres que entremos en detalles, con mucho gusto, y respeto lo debatimos. Pero eso sí, con fraternal estima y respeto, radical compromiso hacia la verdad, y con ánimo a rectificar si notamos un error o equivocación. Sólo así hay diálogo.

Un abrazo,
Néstor Luis Alvarez
abc@nestorluis.com
Venezuela